La importancia de la Lactancia (leche materna)

Beneficios que proporciona la leche materna

la leche materna es el alimento de mejor digestión y absorción para los lactantes; es la fuente natural de nutrientes más eficiente y supera a la de cualquier fórmula modificada o artificial.

Contiene células y anticuerpos que protegen al niño o niña contra enfermedades, tales como: alergias, diabetes, infecciones respiratorias, infecciones urinarias, otitis, diarreas y caries. 
Podemos decir que la leche materna es lo mejor:

Para el niño o niña:

La leche materna le aporta al bebé todos los nutrientes que necesita hasta los seis (6) meses de edad.
Aporta los nutrientes en cantidad y calidad apropiados
Le asegura un sano crecimiento y un desarrollo integral
Le proporciona un mejor desarrollo psicomotor, emocional y social
Fomenta las bases para una buena relación madre-hijo o hija

Para la madre:

Protege su salud
Es práctica, porque está disponible siempre que el niño o niña lo solicite en cualquier lugar, a temperatura adecuada y no requiere preparación previa.
Le ofrece la seguridad de que su hijo o hija crecerá sano y rodeado de mucho amor.
Ayuda al restablecimiento de la salud general de los órganos reproductores femeninos.
Previene la formación de quistes mamarios

Para la familia:

Al contrario que la alimentación artificial, no genera ningún tipo de costo, promoviendo de esta forma una mejor distribución del presupuesto familiar
No se utiliza tiempo de la familia para la preparación del alimento
La madre y el niño o niña son más saludables y por otro lado se reducen los costos por concepto de consultas médicas y medicamentos

Técnica de amamantamiento correcto

El éxito de la lactancia materna depende bastante de una posición adecuada de la madre y su hijo.

así como  también de un buen acoplamiento de la boca del niño al pecho de su madre. Existen muchas posiciones para el amamantamiento, pero la mas adecuada en cada momento, será aquella en que la madre y el niño se encuentren mas cómodos ya que pasarán muchas horas al día amamantando. La lactancia materna es la forma natural de alimentar al bebé, las madres debemos confiar en nuestra capacidad de amamantar y aunque sea un hecho fisiológico y sencillo si hay aspectos que enseñar y reforzar, como es la posición.
Una postura incorrecta está relacionada con la hipogalactia (insuficiente producción de leche) e irritación del pezón,

Ambas se solucionan con una buena técnica.

Posición:

Posición del niño con la madre acostada:
(Muy útil por la noche o en las cesáreas).
Madre e hijo se acuestan en decúbito lateral, frente a frente y la cara del niño enfrentada al pecho y abdomen del niño pegado al cuerpo de su madre. La madre apoya su cabeza sobre una almohada doblada.

La cabeza del niño sobre el antebrazo de la madre.

Posición tradicional o de cuna:

La espalda de la madre debe de estar recta y los hombros relajados.

El niño está recostado sobre el antebrazo de la madre del lado que amamanta. La cabeza del niño se queda apoyada en la parte interna del ángulo del codo y queda orientada en el mismo sentido que el eje de su cuerpo. El abdomen del niño toca el abdomen de la madre y su brazo inferior la abraza por el costado del tórax: La cabeza del niño en el antebrazo de la madre.

Posición de cuna cruzada:

(Útil para dar ambos pechos sin cambiar al niño de posición en casos en los que el bebé tenga predilección por uno de los dos pechos).
Una variante de la anterior en la que la madre con la mano del mismo lado que amamanta, la coloca en posición de “U” y sujeta el pecho, la otra es para sujetar al bebé por la espalda y la nuca.

Es necesario disponer de una almohada para colocar el cuerpo del bebé a la altura del pecho. Posición de canasto, o de rugby.

Útil en caso de cesáreas, grietas y amamantamiento simultáneo de dos bebés).
Colocamos al niño bajo el brazo del lado que va a amamantar, con su cuerpo rodeando la cintura de la madre.

La madre maneja la cabeza del bebé con lamano del lado que amamanta, finalmente sujetándolo por la nuca.

Posición sentado:

(Útil para niños hipotónicos, reflejo de eyección exagerado, grietas y mamás muy grandes).
En ella el bebé se sienta vertical frente al pecho, con sus piernas bien hacia un lado o montado sobre el muslo de su madre.

La madre sujeta el tronco del bebé con el antebrazo del lado que amamanta.

Posición sentada:

La madre se coloca con la espalda recta, hombros relajados y un taburete o reposapiés para evitar la orientación de los muslos hacia abajo.

El bebé mirando a la madre y barriga con barriga, colocando una almohada o cojín debajo para acercarlo al pecho de la madre, si fuera necesario (no el pecho al bebé).

Recordar que…

Sea cual sea la posición a adoptar la cabeza del niño tiene que estar alineada con el pecho de la madre, su boca de frente a la altura del pecho, sin que tenga que girar, flexionar o extender el cuello.
Si los labios y la lengua están bien, el bebé mamará correctamente en cualquier posición.

En primer lugar la boca del bebé tiene que estar muy abierta , ambos labios evertidos, pecho muy adentro de la boca, el pezón cerca del labio superior porque así deja espacio para que la lengua se situé entre la areola y el labio inferior, debido a que el niño mama apretando la lengua hacia arriba y hacia sí.

REFERENCIAS
UNICEF. Hacia la promoción y rescate de la lactancia materna. Venezuela, 2da. Edición Marzo 2005.
TÉCNICA DE AMAMANTAMIENTO CORRECTO. LA POSICIÓN. Servicio de Obstetricia y Ginecología.