Drogas, alcohol y tabaco en el embarazo.

Las drogas, alcohol y tabaco en el embarazo son tres sustancias tóxicas que cualquier mujer debe evitar durante este tiempo. Sólo así se puede reducir el riesgo de malformaciones en el feto y asegurar su correcto desarrollo a lo largo de los nueve meses de gestación.1

Efectos del alcohol durante el embarazo

El alcohol es la causa externa evitable más importante de retraso mental en el niño y el tabaco es la causa evitable más importante de problemas durante el embarazo, abortos y partos prematuros.

El efecto del alcohol sobre el cerebro fetal en formación es mucho más nocivo que el efecto sobre el cerebro del adulto.

Al perturbarse el cerebro durante un período crítico del desarrollo, se produce una malformación básica en el mismo, al impedirse que las funciones del cerebro sigan sus programas de desarrollo normales. Se puede producir retraso mental en el 80-90% de los niños, observándose en esos niños atrofia cerebral y disminución de las circunvoluciones cerebrales. También pueden presentar problemas del comportamiento diversos, como irritabilidad en el lactante, hiperactividad en el niño y trastornos psicosociales en el adulto. En estudios experimentales en ratas, se ha observado que las que habían sufrido administración de alcohol durante su período fetal no respondían al condicionamiento operante como las ratas que no habían estado bajo el efecto del alcohol.

Los efectos teratógenos del alcohol muestran una relación estrecha con la cronología de la ingestión y con el volumen de la misma.

La exposición al alcohol en el primer trimestre tiene relación con las anomalías somáticas a nivel de la cara y de las órbitas oculares, durante el segundo y tercer trimestre con el retraso del crecimiento, microcefalia, por disminución del crecimiento cerebral y alteraciones neuroconductuales. A pesar de que las anomalías congénitas producidas por el alcohol sólo se relacionan con consumos intensos del mismo, no existe un volumen seguro por debajo del cual se puede garantizar la ausencia de repercusión en el feto. Este volumen seguro podría ser diferente para unas y otras mujeres. Se considera que con la ingesta diaria de 90 ml de etanol, el 40% de los fetos sufre SAF, entre 60 y 90 ml ocurre en el 20% y entre 30 y 60, en el 10%. Para tener una relación de los ml de etanol con bebidas habitualmente consumidas hay que tener en cuenta que 23 ml de etanol equivale a 360 de cerveza, a 100-150 de vino y a 45 de licor.2

Efecto del tabaco sobre el recien nacido

El efecto de la exposición a cigarrillos sobre el feto en desarrollo parece ser subestimado, al menos en la opinión pública.

Según diversos estudios, la mayoría de las mujeres tienen dificultades para abstenerse del consumo del tabaco durante todo el embarazo y rara vez lo logran.

La incidencia de tabaquismo en el embarazo es muy elevada; según cifras de EEUU, el 30% de los niños nacen de madres fumadoras y durante el período neonatal, la mitad de los niños están expuestos en su domicilio al humo del tabaco.

Efectos de utilizar drogas en el embarazo

Mariguana. Los estudios sobre el consumo de la mariguana por mujeres embarazadas lo asocian con los casos de bebés de bajo peso y partos prematuros.

Cocaína y otros estimulantes. La cocaína incluyendo el crack y las drogas estimulantes en general, como las anfetaminas y sus derivados, reducen el apetito de la madre.

Al aumentar la frecuencia de los latidos del corazón y elevar la presión arterial se perjudica el desarrollo del feto; adicionalmente hay más probabilidades de un parto prematuro o de que la placenta se separe de la pared del útero causando una hemorragia.

Los bebés sufren de la misma dependencia a la droga que su madre adicta.

Por eso, cuando nacen y dejan de recibir la sustancia presentan síntomas como temblores, insomnio, espasmos musculares y dificultad para mamar.

Inhalables.

El tolueno, el solvente orgánico utilizado en las pinturas  y los pegamentos industriales, al ser inhalado puede causar deformidades semejantes a las provocadas por el alcohol. Con ciertas variaciones, todos los solventes orgánicos causan anomalías en los fetos.

Heroína y sus derivados. El uso de estas drogas eleva el peligro de un parto prematuro, bajo peso al nacer, dificultades respiratorias, hipoglucemia y hemorragias en los tejidos de la cabeza del bebé.

Como en el caso de la cocaína, los bebés de madres adictas sufren la misma dependencia que su madre, con síntomas de supresión como irritabilidad, vómito, diarrea y rigidez en las articulaciones.

Las mujeres que se inyectan drogas, si comparten jeringas con otros consumidores, pueden infectarse con el virus de la hepatitis o el SIDA, lo que obviamente pone al feto en riesgo de contraer cualquiera de estas dos enfermedades.

Medicamentos No autorizados por el médico. Muchos medicamentos tomados durante el embarazo tienen peligrosos efectos secundarios.

Sin embargo los beneficios para curar algún mal pueden superar estos riesgos, por lo que es de suma importancia que un médico supervise la administración.3

 


Referencias:   

  1. http://inatal.org/el-embarazo/peso-y-dieta/81-consejos-para-prevenir-intoxicaciones/96-los-habitos-toxicos-durante-el-embarazo-un-riesgo-para-el-feto.html
  2.  Bell GL, Lau K. Problemas perinatales y neonatales por abuso de sustancias. Clin Pediatr Nort America 1995, 2:247-266. 3. http://www.sepbcs.gob.mx/Proteccion%20y%20Emergencia%20Escolar/DROGAS%20Y%20EL%20EMBARAZO.htm