Diagnóstico Genético Pre Implantatorio (DGP)

Descubre cómo se selecciona el sexo de un bebé
Biólogo Edgar Mauricio González Tovar
Director del Laboratorio de Fecundación In Vitro de CEFAM y  Miembro de la Asociación Mexicana de Medicina de la Reproducción AC. (AMMR)
e.gonzalez@cefam.com.mx e.gonzalez@cefam.com.mx

La reproducción asistida de alta complejidad es ampliamente versátil, ya que dentro de ella se encuentran herramientas poderosas para combatir la infertilidad, como la Microinyección Intracitoplásmica del Espermatozoide, la crío preservación de óvulos y/o embriones humanos, además del poder reproductivo que genera la evaluación minuciosa de la morfología en condiciones In vitro.

Sin embargo, el abanico de afectaciones que tiene la especie humana en términos de infertilidad no se restringe únicamente a variables que pudiesen ser detectadas y corregidas mediante evaluación morfológica o técnicas, las cuales favorecen el intercambio génico entre gametos. Además, existen errores de transcripción en cada una de nuestras células que, cuando se dividen y duplican su información, desarrollan alteraciones genéticas estructurales, las cuales pueden generar abortos que pondrían en peligro la vida de la madre y/o su descendencia; por ello, la ciencia busca continuamente la forma de anticipar la existencia de tales alteraciones, para así evitar un embarazo de alto riesgo y principalmente para evitar enfermedades del orden genético.

Dentro de las afectaciones genéticas más recurrentes, están las enfermedades ligadas al sexo, como la Corea de Hungtington, la distrofia muscular de Duchenne (una enfermedad hereditaria ligada al cromosoma X, más frecuente en hombres que en mujeres, que provoca la destrucción del músculo estriado), hemofilia, entre otras enfermedades.

Afortunadamente, se cuenta con un método de Diagnóstico Genético Pre Implantatorio (DGP), procedimiento que permite diagnosticar con más de un 99 % de eficacia qué o cuáles embriones, resultantes de un procedimiento de fertilización in vitro, son genéticamente normales para los cromosomas analizados y, con base en dicho análisis, poder transferir aquel o aquellos embriones que sean cromosómicamente normales para los cromosomas analizados.

Sabemos que existen 23 pares de cromosomas, de los cuales siete suelen estar involucrados en la gran mayoría de las afectaciones del orden genético (entre ellos los sexuales), por ello de manera habitual en el laboratorio de F.I.V. de CEFAM solo analizamos siete cromosomas y con ellos hacemos la selección de sexo en los embriones. La selección de sexo no es una cuestión de vanidad, o de preferir un sexo sobre otro, esta selección se realiza para encontrar la descendencia libre de  afectaciones agresivas que provoquen  enfermedades ligadas al sexo, todo en aras de conseguir una transferencia de embriones normales que favorezcan un embarazo sano y de bajo riesgo, siempre en pro de la salud reproductiva en la especie humana.