Categoría: Sentir

embarazadas

Los seguros de gastos médicos y tu embarazo

Tienes que pedir al agente de seguros que te vendió el catálogo de enfermedades que cubre la póliza que contrataste, NO la carátula, debes insistir que es el catálogo de enfermedades, para que  vayas con el médico tratante y le muestres el catálogo y así el Dr. tenga conocimiento de como abordar la complicaciones del embarazo que cubra esa póliza en particular. A continuación te mostraremos los seguros de gastos médicos en relación al embarazo.

 *Si tú bebé es prematuro NO TE ALARMES hay un laboratorio farmacéutico que cuenta con el medicamento que te apoyará.

Seguro Empresarial

Es importante mencionar que si el seguro es empresarial, con quien debes dirigirte es con recursos humanos, para que este departamento le pida esa información al broker.

Si es posible tienes que  entregar este catálogo al Dr. desde el inicio de tu embarazo, para evitar con la premura de una emergencia obstétrica y no tomar decisiones erróneas.

Más sobre seguro de gastos médicos mayores(1)

Al contratar un seguro de gastos médicos para tu maternidad ten en cuenta lo siguiente:

Las mujeres aseguradas pueden ser titulares o esposas, los programas de este tipo de seguros de salud tienen incluida la cobertura de maternidad, pero el costo puede variar dependiendo la compañía de seguros y las condiciones del parto.

Las coberturas de estos productos para maternidad pueden variar entre 10,000, 15,000, 20,000 y hasta 30,000 pesos. Además, en general la cobertura de maternidad se maneja sin deducible y sin coaseguro.

Debido a que existen muchas complicaciones durante el embarazo, puede surgir algún tipo de enfermedad, tanto para la mamá como para el bebé (incluso si la madre tenía un buen estado de salud antes del embarazo) y la mayoría quedan cubiertas como enfermedad en cuanto a la aplicación del deducible y coaseguro correspondientes en los seguros médicos.

Otro beneficio más de los seguros de gastos médicos, es que los hijos de los asegurados que hubieran nacido durante la vigencia de la póliza contratada pueden estar también asegurados sin costo extra hasta su próxima renovación, pero se deben dar de alta dentro de los 30 días de nacidos. Una vez que el bebé nazca, en caso de necesitar asistencia médica, podrá hacer uso de ella inmediatamente y cualquier problema o defecto que presente al nacer, puede quedar cubierto de por vida.

El prever que nuestro bebé nazca asegurado con la compañía de tu preferencia, significa que estará amparando ante cualquier enfermedad congénita, ya sea una simple alergia o incluso cualquier tipo de síndrome. Los seguros garantizan una atención médica en los mejores hospitales y con la mejor atención para tu hijo. Generalmente para hacer válida esta cobertura, se necesita tener contratada la póliza con 10 meses de anticipación, también llamado periodo de espera.

Si un bebé nace sin periodo de espera en la póliza de significa que no podrá tener acceso a asistencia médica de manera inmediata, por lo que tendría que cubrir periodos de espera como cualquier asegurado nuevo. Dale la oportunidad de estar asegurado en todo momento y contrata con previsión una póliza que lo ampare, y que resguarde tu bienestar como mamá.

Además, la cobertura también incluye programas con la misma suma asegurada para parto natural, cesárea e incluso para lamentables accidentes que ocasionen aborto involuntario o legrado. Toma en cuenta que hay seguros de que hacen distinción y aplican diferentes sumas aseguradas para cada evento

Por lo general, estos productos tienen cobertura nacional, aunque también existen pólizas internacionales que permiten atenderse en el extranjero dando una suma asegurada mayor a la nacional

La maternidad es una etapa para disfrutarse al máximo, donde lo más importante es estar tranquila y sin preocupaciones, por ello los seguros siempre serán una excelente alternativa.

Referencia 1: https://www.gnp.com.mx/wps/portal/portalesgnp/anexos/temas-interes/seguro-medico/planes-de-gastos-medicos-y-maternidad


Cuidados después del parto

Tener un bebé es uno de los momentos más felices en la vida de una mujer. Pero también presenta desafíos físicos y emocionales aún  después del parto.

• Descanse lo máximo posible. Puede que lo único que pueda hacer sea comer, dormir y cuidar a su bebé. Y eso está bien.

Tendrá pérdidas de sangre, como si tuviera un período menstrual fuera de fecha, durante casi seis semanas

• También puede que tenga las piernas y los pies hinchados, se sienta constipada y tenga calambres. Aún si no está amamantando, puede que salga leche de sus pezones y sienta que sus pechos le duelen, están sensibles o con
malestar

• Siga las indicaciones de su médico sobre la actividad física que puede hacer en las próximas semanas, como subir escaleras y caminar

Cambios físicos

Después del nacimiento de su bebé, su médico hablará con usted acerca de lo que experimentará a medida que su cuerpo comienza a recuperarse.

• Usted presentará una secreción vaginal llamada loquios. Es el tejido y la sangre que recubrían su útero durante el embarazo. Es abundante y de color rojo brillante en un primer momento y disminuye cada vez más en cantidad y color hasta que desaparece después de unas semanas. También podría presentar hinchazón en las piernas y los pies. Puede reducir la hinchazón manteniendo los pies elevados cuando sea posible

• Quizás tenga estreñimiento. Trate de beber mucha agua y comer frutas y verduras frescas

• Es común la presencia de cólicos de tipo menstrual, especialmente si está amamantando.

La leche materna llegará en un plazo de tres a seis días después del parto. Incluso si no está amamantando, puede tener pérdidas de leche de sus pezones y sus senos pueden sentirse llenos, sensibles o incómodos

• Siga las instrucciones de su médico sobre el nivel de actividad, como subir escaleras o caminar, que puede realizar durante las siguientes semanas. Su médico controlará su recuperación en la visita después del parto, aproximadamente 6 semanas después del nacimiento. Pregunte acerca de la reanudación de sus actividades normales, así como por los planes de alimentación y entrenamiento físico que la ayuden a regresar a un peso saludable.

También pregunte a su médico acerca de tener relaciones sexuales y el control de la natalidad.

Su período podría volver en 6 a 8 semanas, o antes, si no amamanta. Si amamanta, su período puede no regresar durante muchos meses.

Sin embargo, el uso de un método anticonceptivo confiable es la mejor manera de prevenir el embarazo hasta que desee tener otro bebé. 2

Puede que se sienta triste. Si usted está muy triste o no puede cuidar de sí misma o de su bebé, puede que esté sufriendo una condición seria llamada depresión posparto.1

REFERENCIAS
1.https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/postpartumcare.html
2.http://womenshealth.gov/espanol/embarazo/parto-y-masalla/recuperacion-despues-parto.html


Mitos y realidades sobre el parto por cesárea

En los últimos 15 años, el número de mujeres de este país que tienen parto por cesárea ha incrementado drásticamente.

Datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) de 2011 señalan que alrededor del 33% de las féminas estadounidenses tuvieron hijos mediante cesárea.

La tasa refleja un incremento del 60% de este procedimiento quirúrgico desde 1996.

Ante el panorama, la buena noticia es que la tasa de bebés que nacieron por cesárea el año pasado mostró un pequeño descenso al alcanzar un 32%.

El porcentaje bajó, pero no significativamente.

Sigue siendo alto, dice la doctora Carol Sakala, directora del programa Childbirth Connection de la Asociación Nacional para Mujeres y Familias.

Por eso, ante la situación, el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos junto con la Sociedad para la Medicina Materno-Fetal, dos de las sociedades médicas más importantes del país, finalmente dijeron en febrero del año pasado que la cesárea se estaba ‘sobre usando’ y presentaron nuevas
directrices para reducir los índices.

 

  • La cesárea es mucho más segura que el parto vaginal. FALSO.

Una cesárea es una operación quirúrgica y, como tal, se puede presentar en el procedimiento más riesgos que el parto vaginal.

  • Se ha identificado que las mujeres que dan a luz mediante cesárea son más propensas a tener hemorragias intensas, coágulos de sangre, infección y más dolor después de dar a luz.

También la estancia en el hospital y el tiempo de recuperación en casa es mucho más prolongado que si se ha dado a luz con parto vaginal, apunta la galena.

Un mujer que ha tenido a su hijo por parto natural está ya caminando normalmente al tercer día del alumbramiento.

• La mujer que ha tenido una cesárea deberá tener a todos sus hijos  por este procedimiento. FALSO

En el pasado, una mujer que tuvo un parto por cesárea tenía sus otros bebés por cesárea también; en la actualidad no es así.

Dependiendo de la razón de la cesárea original y el tipo de incisión que se hizo, una mujer puede dar a luz sus próximos bebés por parto vaginal.

• Para no sentir los dolores del parto hay que pedir una cesárea. FALSO
Hay muchas opciones, como la anestesia epidural, para tener un parto vaginal sin dolor.

Si a la mujer embarazada, que no tiene ninguna condición médica, se le educa sobre los beneficios del parto natural, los peligros de salud que se pueden presentar con una cesárea y las opciones que tiene para no sentir los dolores del parto vaginal, nunca consideraría la cesárea para dar a luz a su hijo.

REFERENCIA
1 http://www.laopinion.com/2015/08/20/el-dilema-de-la-cesarea-2/


Vida sexual después del parto

Tras nueve meses de espera, al fin ya está aquí el bebé. Con su llegada se irán dando cuenta de cuánta razón tenían quienes les fueron advirtiendo de que sus vidas cambiarían por completo. Uno de esos cambios es precisamente la relación de pareja, incluyendo el momento de reanudar tu vida sexual después del parto.

¿Cuándo es el momento adecuado para hacerlo?

Una encuesta realizada por la British Pregnancy Advisory Service (Bpas) a 1.350 las mujeres, revela que casi una cuarta parte reanudaron sus relaciones sexuales a las seis semanas, mientras que una de cada ocho esperaron por lo menos medio año.

No hay un tiempo fijo para volver a tener relaciones sexuales después del parto, lo importante es sentirse bien con uno mismo.
Las principales barreras para retomarlas fueron el dolor y el agotamiento.

Aunque el 45% reconoció que se sentían incómodas con su imagen corporal después de tener un bebé.

Las que esperaron más tiempo fueron aquellas que tuvieron una cesárea de emergencia o una intervención quirúrgica para facilitar el parto.

La salud sexual de las nuevas madres puede tener diferentes necesidades, por lo que tenemos que encontrar formas para apoyarlas:

Mayor información antes y después del parto, o poner a su disposición los métodos anticonceptivos más adecuados a sus necesidades, en el caso de que se quiera evitar otro embarazo inmediato.

Los ginecólogos recomiendan reanudar las relaciones íntimas después de terminado el período de postparto (unas seis semanas después del alumbramiento, o lo que también se conoce como puerperio o cuarentena).

¿Por qué seis semanas?

Pues porque este es el tiempo que se requiere para: Cicatrizar los puntos de una episiotomía (es decir, la incisión que se practica desde la vagina hasta el ano, o perineo, para agrandar la abertura vaginal para que el bebé pueda pasar más fácilmente), en un parto vaginal.

Consejos para la pareja

La comunicación entre ambos es fundamental en esta etapa.

Es conveniente que se expresen sus sentimientos, dudas y temores y se busquen soluciones ya sea que ella se encuentre adolorida y sin ganas de hacer el amor, o él se sienta desplazado por el bebé. Aquí les doy algunos consejos:

Las relaciones sexuales no se reducen al coito. Si ella se siente incómoda o adolorida, la pareja puede demostrar sus sentimientos de otras formas.

Lo importante es que se expresen amor. ¡Usen su imaginación! Dialoguen, acaríciense y muéstrense mucho cariño.
Si hay resequedad vaginal o el área perineal se encuentra muy sensible, usen un lubricante a base de agua.
Traten de descansar todo lo que puedan ya que para el sexo hacen falta energías

No descuiden ni una alimentación balanceada ni tomar muchos líquidos, sobre todo si ella amamanta al bebé.
Tampoco descuiden la protección si no desean otro embarazo; consulten con el ginecólogo

REFERENCIAS
http://www.vidaysalud.com/diario/embarazo/el-sexo-despues-del-parto-cuando-reanudarlo/
http://www.abc.es/sociedad/20140725/abci-sexo-despues-embarazo-201407241622.html


Los bebés prematuros tienen más riesgo de padecer diabetes

Los bebés prematuros vienen al mundo antes que los bebés a término. Los partos prematuros son aquellos que tiene lugar antes de que se hayan cumplido 37 semanas de embarazo.

Los bebés a término nacen entre 37 y 42 semanas después del último período menstrual de la madre. 2

Así se desprende de un ensayo clínico publicado recientemente en The New England journal of Medicine, en el que se midió la presión arterial, los niveles lípidos séricos y la composición corporal por densitometría.

Obteniendo como resultado un incremento en la concentración de glucosa, además del aumento en el índice de resistencia a la insulina y presión arterial sistólica.

Adultos jóvenes con un peso muy bajo al nacer tienen mayores índices de resistencia a la insulina, de intolerancia a la glucosa y de presión arterial más alta que los nacidos a término.3

En este estudio se llega a la conclusión de que a los bebés recién nacidos, con un peso menor a 1500 gramos, se les asocian signos de alteración en la regulación de la glucosa durante la juventud.

Este hallazgo sugiere que, con el tiempo, estas personas pueden ser más vulnerables a trastornos como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares. 1

REFERENCIAS
1.-http://www.webconsultas.com/bebes-y-ninos/el-bebe/los-bebes-prematuros-tienen-mas-riesgo-de-padecer-diabetes-11
2.http://kidshealth.org/parent/en_espanol/crecimiento/preemies_esp.html
3.- http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa067187


Medio ambiente en el hogar y el trabajo durante el embarazo

Tips para las tareas del hogar

Puedes seguir realizando labores domésticas y el trabajo durante el embarazo, pero dosificando tus fuerzas y con una buena higiene postural para evitar problemas musculares.

Cocinar

Todo lo que puedas hacer sentada (cortar las verduras,), mejor que de pie. Elige una silla que no sea baja, porque te costará más levantarte. Si es un sofá, pon algunos cojines detrás, para que la espalda te quede recta.

ASÍ NO: No es momento de preparar guisos que te lleven mucho tiempo. Estar mucho rato quieta de pie hace que tiendas a arquearte hacia atrás y eso te cargará la espalda (y si tienes mala circulación, las piernas se resentirán). Y cuidado al calentar la comida: ahora el volumen de tu tripa es mayor y tienes más riesgo de quemarte. 1

Lo mejor es evitar mover muebles porque puede forzar tu espalda e incluso dañarla. Si no tienes a alguien que te ayude o no puede esperar para mover el sofá de sitio, procura agacharte de rodillas y mantener tu espalda lo más derecha posible cuando hagas fuerza; un cinturón de maternidad también será de gran ayuda. 2

La pintura tiene sustancias tóxicas que pueden afectar al bebé negativamente. ¡Cuidado! Es más, la pintura, especialmente la pintura vieja de las paredes, tiene plomo que es un material muy dañino.2

Lavar la ropa cuando estás embarazada, pero sería mejor que evitar las tareas del hogar que hagan que te agaches todo el tiempo, como por ejemplo barrer, lavar el piso o lavar la ropa, porque eso afectará tu espalda.

Ahora que ya sabes qué tareas se deben evitar al estar embarazada, ¿estás contenta? Yo encantada de que alguien más tuviera que limpiar la caja del gato. 2

Embarazo y Trabajo

Los llantos, el insomnio obligado y la responsabilidad de continuar con los quehaceres cotidianos se perfilan como la cara menos amable de la maternidad.

Esta tensión la padecen muchas mujeres trabajadoras incluso desde las primeras semanas de su embarazo porque sienten cómo su salud empeora por las particularidades de sus cometidos laborales.

No obstante, hay que advertir de que embarazo y trabajo no son, por regla general, incompatibles. La única limitación deberían ser factores de riesgo físico o psicológico para la mujer o el futuro bebé, así como la desmedida presión laboral que aún padecen muchas madres o gestantes. Si no se toman medidas antes estas situaciones, la suma de ambos factores puede desencadenar en cuadros patológicos de los que saldrán perjudicados la futura madre y el bebé.

Riesgos por etapas

El primer trimestre de gestación, en especial las primeras semanas, es crucial para el buen desarrollo del futuro bebé. No obstante, muchas son las mujeres que en esta primera etapa ignoran su estado. De ahí que se tomen su tiempo en adoptar medidas protectoras.

En este primer periodo se deben extremar las medidas preventivas básicas, puesto que el riesgo de sufrir efectos teratogénicos (malformaciones del feto) o de aborto es mayor. El desempeño de tareas físicas, los largos periodos de pie, los horarios rotatorios o nocturnos, los elevados niveles de estrés o exposición a sustancias potencialmente tóxicas pueden constituir factores de riesgo notables ante los que es necesario reaccionar si se perciben molestias o peligros importantes. El médico confirmará o descartará la influencia de esos riesgos.

En el segundo trimestre, los riesgos de los primeros tres meses se reducen, pero no desaparecen.

Suele ser éste un periodo cómodo, salvo en embarazos de riesgo o situaciones laborales complejas.

En las últimas doce semanas de embarazo se aconseja interrumpir la actividad profesional. A menudo, en el último trimestre el esfuerzo se hace insostenible para la mujer, incluso para las mujeres que desempeñan su trabajo en puestos de esfuerzo físico reducido. Lo habitual es que no tengan la misma capacidad de soportar largas jornadas laborales, bien sea por el grado de fatiga física, bien sea por fatiga emocional.

REFERNCIAS

1.http://www.crecerfeliz.es/Embarazo/Cuidados/Tareas-del-hogar-posturas-para-evitar-molestias-en-el-embarazo
2.http://www.imujer.com/hogar/7054/6-tareas-del-hogar-a-evitar-durante-el-embarazo
3.http://revista.consumer.es/web/es/20080501/salud/72521.php/


La importancia de la Lactancia (leche materna)

Beneficios que proporciona la leche materna

la leche materna es el alimento de mejor digestión y absorción para los lactantes; es la fuente natural de nutrientes más eficiente y supera a la de cualquier fórmula modificada o artificial.

Contiene células y anticuerpos que protegen al niño o niña contra enfermedades, tales como: alergias, diabetes, infecciones respiratorias, infecciones urinarias, otitis, diarreas y caries. 
Podemos decir que la leche materna es lo mejor:

Para el niño o niña:

La leche materna le aporta al bebé todos los nutrientes que necesita hasta los seis (6) meses de edad.
Aporta los nutrientes en cantidad y calidad apropiados
Le asegura un sano crecimiento y un desarrollo integral
Le proporciona un mejor desarrollo psicomotor, emocional y social
Fomenta las bases para una buena relación madre-hijo o hija

Para la madre:

Protege su salud
Es práctica, porque está disponible siempre que el niño o niña lo solicite en cualquier lugar, a temperatura adecuada y no requiere preparación previa.
Le ofrece la seguridad de que su hijo o hija crecerá sano y rodeado de mucho amor.
Ayuda al restablecimiento de la salud general de los órganos reproductores femeninos.
Previene la formación de quistes mamarios

Para la familia:

Al contrario que la alimentación artificial, no genera ningún tipo de costo, promoviendo de esta forma una mejor distribución del presupuesto familiar
No se utiliza tiempo de la familia para la preparación del alimento
La madre y el niño o niña son más saludables y por otro lado se reducen los costos por concepto de consultas médicas y medicamentos

Técnica de amamantamiento correcto

El éxito de la lactancia materna depende bastante de una posición adecuada de la madre y su hijo.

así como  también de un buen acoplamiento de la boca del niño al pecho de su madre. Existen muchas posiciones para el amamantamiento, pero la mas adecuada en cada momento, será aquella en que la madre y el niño se encuentren mas cómodos ya que pasarán muchas horas al día amamantando. La lactancia materna es la forma natural de alimentar al bebé, las madres debemos confiar en nuestra capacidad de amamantar y aunque sea un hecho fisiológico y sencillo si hay aspectos que enseñar y reforzar, como es la posición.
Una postura incorrecta está relacionada con la hipogalactia (insuficiente producción de leche) e irritación del pezón,

Ambas se solucionan con una buena técnica.

Posición:

Posición del niño con la madre acostada:
(Muy útil por la noche o en las cesáreas).
Madre e hijo se acuestan en decúbito lateral, frente a frente y la cara del niño enfrentada al pecho y abdomen del niño pegado al cuerpo de su madre. La madre apoya su cabeza sobre una almohada doblada.

La cabeza del niño sobre el antebrazo de la madre.

Posición tradicional o de cuna:

La espalda de la madre debe de estar recta y los hombros relajados.

El niño está recostado sobre el antebrazo de la madre del lado que amamanta. La cabeza del niño se queda apoyada en la parte interna del ángulo del codo y queda orientada en el mismo sentido que el eje de su cuerpo. El abdomen del niño toca el abdomen de la madre y su brazo inferior la abraza por el costado del tórax: La cabeza del niño en el antebrazo de la madre.

Posición de cuna cruzada:

(Útil para dar ambos pechos sin cambiar al niño de posición en casos en los que el bebé tenga predilección por uno de los dos pechos).
Una variante de la anterior en la que la madre con la mano del mismo lado que amamanta, la coloca en posición de “U” y sujeta el pecho, la otra es para sujetar al bebé por la espalda y la nuca.

Es necesario disponer de una almohada para colocar el cuerpo del bebé a la altura del pecho. Posición de canasto, o de rugby.

Útil en caso de cesáreas, grietas y amamantamiento simultáneo de dos bebés).
Colocamos al niño bajo el brazo del lado que va a amamantar, con su cuerpo rodeando la cintura de la madre.

La madre maneja la cabeza del bebé con lamano del lado que amamanta, finalmente sujetándolo por la nuca.

Posición sentado:

(Útil para niños hipotónicos, reflejo de eyección exagerado, grietas y mamás muy grandes).
En ella el bebé se sienta vertical frente al pecho, con sus piernas bien hacia un lado o montado sobre el muslo de su madre.

La madre sujeta el tronco del bebé con el antebrazo del lado que amamanta.

Posición sentada:

La madre se coloca con la espalda recta, hombros relajados y un taburete o reposapiés para evitar la orientación de los muslos hacia abajo.

El bebé mirando a la madre y barriga con barriga, colocando una almohada o cojín debajo para acercarlo al pecho de la madre, si fuera necesario (no el pecho al bebé).

Recordar que…

Sea cual sea la posición a adoptar la cabeza del niño tiene que estar alineada con el pecho de la madre, su boca de frente a la altura del pecho, sin que tenga que girar, flexionar o extender el cuello.
Si los labios y la lengua están bien, el bebé mamará correctamente en cualquier posición.

En primer lugar la boca del bebé tiene que estar muy abierta , ambos labios evertidos, pecho muy adentro de la boca, el pezón cerca del labio superior porque así deja espacio para que la lengua se situé entre la areola y el labio inferior, debido a que el niño mama apretando la lengua hacia arriba y hacia sí.

REFERENCIAS
UNICEF. Hacia la promoción y rescate de la lactancia materna. Venezuela, 2da. Edición Marzo 2005.
TÉCNICA DE AMAMANTAMIENTO CORRECTO. LA POSICIÓN. Servicio de Obstetricia y Ginecología.


El papel de las hormonas en el embarazo

Durante la gestación y durante los primeros meses de vida del bebé, el cuerpo de la mujer desarrollará tres funciones: nutrir, proteger y transportar al bebé. Para cumplir con estas necesidades básicas se ponen en funcionamiento las hormonas en el embarazo.

Para poder gestar y parir a un bebe, el organismo de la mujer experimenta una serie de cambios de diversa índole. Pueden parecernos molestos, pero son el fruto de la evolución de nuestra especie ya que aportaron en su momento las ventajas necesarias para la supervivencia de la hembra gestante y su cría. Conocer su función puede ayudarnos a verlos de forma más positiva.1

Son las siguientes:

Gonadotropina coriónica
Estrógenos
Progesterona
Lactógeno placentario
Relaxina
Prolactina
Oxitocina
Adrenalina
Endorfinas

Gonadotropina coriónica:

Es la hormona que conocemos más pronto, pues es la que detectan los test de embarazo. Suele aparecer en la orina alrededor de 14 días después de la concepción y en sangre a los 9 días. Su función se relaciona con la necesidad de protección del bebé y es necesaria para mantener la viabilidad del embarazo en el primer trimestre, pues regula los ovarios y las otras hormonas en los primeros momentos y hasta que empiezan a producirse en la placenta. Es la causante de las náuseas del primer trimestre.1

Estrógenos:

Esta hormona es la encargada de regular la progesterona y de facilitar el crecimiento y desarrollo de la placenta. También juega un importante papel en el desarrollo del bebé, concretamente en la maduración de diversos órganos y el desarrollo de las características sexuales. Es causante de diversas molestias como enrojecimiento y pigmentación de la piel, dolor en los pechos, retención de líquidos y ganancia de peso, pero también da un aspecto de plenitud a la embarazada y favorece la lactación por el desarrollo de las mamas.1

Progesterona:

Es la hormona protectora por excelencia. Al inicio del embarazo favorece la anidación del embrión y posteriormente va a encargarse de mantener el embarazo. Sus funciones son variadas: desarrolla el endometrio, hace que funcione la placenta, permite que el sistema defensivo materno reconozca al embrión como propio, limita la actividad muscular uterina, refuerza el tapón mucoso, relaja la musculatura lisa (arterias, venas, tracto urinario…) y refuerza la pelvis para el parto.
Es la hormona causante del aumento de la temperatura corporal, el estreñimiento, varices, hemorroides, problemas de visión, ardores, cefaleas, pérdidas de orina y aumento de infecciones urinarias. Pero, por otro lado, permite un mayor aprovechamiento de los nutrientes y un aumento de la libido (mejora en la lubricación, sensibilidad, intensidad de los orgasmos…). Al final del embarazo, los niveles de progesterona caen, mejorando muchos de estos síntomas.1

Lactógeno placentario:
Esta hormona es la responsable de la modificación de la forma en que la madre utiliza los nutrientes que ingiere. Aparece en las primeras semanas y se asegura de que las proteínas y la glucosa que ingiere la madre lleguen al feto. Así, regula los niveles en sangre de glucosa y aumenta la resistencia a la insulina para asegurar que llegue la glucosa al bebé.
Es causante de la diabetes gestacional, pero también se considera que esta insulinorresistencia es una adaptación evolutiva, puesto que no en todas las épocas y lugares el acceso a los azucares y demás hidratos de carbono ha sido tan fácil y habitual como en este momento.1

Relaxina:

Es la hormona encargada de relajar músculos y articulaciones, favoreciendo la elasticidad de la musculatura y la movilidad de los huesos de la pelvis (para el nacimiento del bebé). También adapta la columna al nuevo centro de gravedad del cuerpo durante el embarazo.
Es la causante de diversos dolores musculares como lumbalgia o dolor del pubis al final del embarazo y de las caídas y torceduras durante el embarazo.1

Prolactina:

La función de esta hormona es producir leche, pero sólo una vez nacido el bebé, antes los
estrógenos y la progesterona se lo impiden.1

Oxitocina:

Es la llamada “hormona del amor”, pues la producimos cuando nos enamoramos, practicamos sexo, etc., pero tiende a inhibirse si la adrenalina entra en escena. Es segregada durante todo el embarazo y se mantiene estable –gracias a la progesterona- hasta que comienza el parto. Entonces, va aumentando progresivamente para dotar de mayor efectividad a las contracciones que permiten la dilatación del cuello uterino.
Una vez nacido el bebé estimula la eyección de la leche, favorece que madre y bebé se enamoren y asimismo ayuda a que el útero se contraiga y recupere su tamaño habitual.1

Adrenalina:

Esta hormona no es exclusiva de la gestación. Sirve para mantenernos alerta y luchar por la supervivencia. Las consecuencias de su producción en el organismo debido al miedo o la ansiedad durante el embarazo pueden ser perjudiciales:1

Disminuye el flujo sanguíneo al útero y por tanto, al bebé (bradicardias, sufrimiento fetal…)
Altera los niveles de glucosa en sangre
Altera los niveles de estrógenos y progesterona
Disminuye los niveles de oxitocina (parto estancado o contracciones poco efectivas)

Endorfinas:

Son neurotransmisores que se producen en la hipófisis. Forman parte del grupo de las encefalinas, un grupo de péptidos de cadena corta (31 aminoácidos) con propiedades farmacológicas semejantes a la morfina. La llamada beta-endorfina es la que produce el efecto de euforia. Los receptores de endorfinas se encuentran en la piel, el corazón, el páncreas, los riñones, el cerebro. etc. Las endorfinas son analgésicos naturales, actúan como neuromoduladores, despolarizando parcialmente las membranas de la célula y así actúan sobre los impulsos nerviosos bloqueando el dolor. Son hormonas del placer y también para eliminar el dolor. El masaje, los deportes, el orgasmo, la música y, sobre todo, hacer con libertad todo lo que se desea, produce la liberación de endorfinas.

Los mamíferos y los seres humanos se protegen durante el parto liberando endorfinas para eliminar el dolor. Transforman la sensación de esfuerzo durante el trabajo del parto en placer, con más potencia que la morfina y no tienen los efectos secundarios de ésta. La madre libera endorfinas si no ha sido tratada con analgésicos. En un parto inducido artificialmente se disminuyen los efectos de las endorfinas

Madre y criatura, alcanzan el nivel más alto de endorfinas durante la primera hora inmediatamente después del nacimiento del bebé, intercambian su primera mirada, se reconocen embelesados creándose entre ambos fuertes lazos afectivos. Cuando la madre amamanta a su bebé los niveles de endorfinas llegan a su nivel máximo a los veinte minutos. El bebé también recibe endorfinas de la madre a través de la leche y le produce un estado de bienestar y placidez. 2

REFERENCIAS
1.https://www.elpartoesnuestro.es/informacion/embarazo/el-papel-de-las-hormonas
2.https://otrabiologia.files.wordpress.com/2011/02/2_hormonas.pdf


Parto vaginal después de una cesárea

Antes se creía que si una mujer tenía un parto por cesárea sus demás bebés tendrían que nacer de la misma manera.

Hoy en día, se sabe que muchas mujeres pueden someterse a una prueba de trabajo de parto después de una cesárea (TOLAC, por sus siglas en inglés). Después de hacer una prueba TOLAC con resultado positivo, muchas mujeres pueden dar a luz por vía vaginal (denominado parto vaginal después de una cesárea, o PVDC).

La prueba TOLAC no es adecuada para todas las mujeres, pero lo es para muchas de ellas.

Es importante entender los riesgos y beneficios antes de decidir hacer una prueba TOLAC y un PVDC.

Una mujer que haya tenido un parto por cesárea pre- vio tendrá las siguientes opciones cuando planifique dar a luz otra vez:

Puede tener un parto por cesárea programado

Puede tratar de tener un PVDC. Si una mujer desea tener un PVDC y se le considera una buena candidata para ello, podrá someterse a una prueba TOLAC
Entre las mujeres que se someten a este tipo de prueba, un 60 – 80% lo logra y da a luz por vía vaginal.

No obstante, si surgen problemas durante dicha prueba, el bebé podría tener que nacer de emergencia mediante un parto por cesárea.

Por ejemplo, si el bebé no está tolerando el trabajo de parto, o si el trabajo de parto no progresa, se podría tener que recurrir a un parto por cesárea de emergencia.

El parto por cesárea de emergencia después de una prueba TOLAC conlleva más riesgos que un parto por cesárea programado, tal como un mayor riesgo de infección.

La menor inci- dencia de riesgo ocurre después de que se logra tener un PVDC.

Motivos para considerar una prueba TOLAC

Hay muchos motivos por los cuales las mujeres deben considerar una prueba TOLAC.

En comparación con un parto por cesárea programado, el PVDC posterior a una prueba TOLAC con resultado positivo está asociado con los siguientes beneficios:

  • No implica cirugía abdominal
    Período más breve de recuperación
    Menor riesgo de infección
    Menor pérdida de sangre

En el caso de las mujeres que desean tener más hijos, el PVDC puede ayudarles a evitar los problemas asocia- dos con tener varios partos por cesárea.

Estos problemas consisten en histerectomía, lesión en los intestinos o la vejiga y ciertos problemas con la placenta. 1

REFERENCIA

1.http://www.acog.org/Patients/Search-Patient-Education-Pamphlets-Spanish/Files/Parto-vaginal-despues-de-un-parto-por-cesarea


La Ecografía (ultrasonido) en el embarazo

La ecografía o ultrasonido es un tipo de imagen. Utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para observar órganos y estructuras al interior del cuerpo. Los profesionales de la salud los usan para ver el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones, el hígado y otros órganos.

Durante el embarazo, los médicos usan las pruebas con ultrasonido para observar al feto.

A diferencia de las radiografías, la ecografía no expone a la radiación 1

Forma en que se realiza el examen

Para realizarle este procedimiento:

  • Usted permanecerá acostada boca arriba sobre una mesa de exploración
  • La persona que lleva a cabo el examen aplica un gel conductor transparente a base de agua en el área del vientre y la pelvis. Luego, pasará una sonda manual sobre el área. El gel ayuda a que la sonda transmita las ondas sonoras
  • Estas ondas rebotan en las estructuras corporales, incluso el feto, para crear una imagen en el ecógrafo 2

En algunos casos, se puede hacer una ecografía del embarazo colocando la sonda en la vagina.

Preparación para el examen

Es necesario tener la vejiga llena para obtener la mejor imagen en la ecografía.

Le pueden solicitar que tome de 2 a 3 vasos de líquido una hora antes del examen. No orine antes del procedimiento.

Lo que se siente durante el examen

Se presenta una pequeña molestia como consecuencia de la presión que ejerce la vejiga llena y por el gel conductor que se puede sentir un poco frío y húmedo, pero las ondas de ultrasonido no se sienten.

Razones por las que se realiza el examen

Una ecografía se puede hacer para determinar si hay un problema con el embarazo, cuán avanzado está el embarazo o para tomar medidas y detectar problemas potenciales.

Hable con el médico para determinar el horario más apropiado del examen para usted.

Una ecografía del embarazo se puede hacer durante las primeras 12 semanas para:

  • Confirmar un embarazo normal
  • Determinar la edad del bebé
  • Buscar problemas, como embarazo ectópico o posibilidades de un aborto espontáneo
  • Determinar la frecuencia cardíaca del bebé
  • Buscar embarazos múltiples (mellizos, trillizos, etc.)
  • Identificar problemas de la placenta, el útero, el cuello uterino y los ovarios
  • Buscar señales que podrían indicar un aumento del riesgo del síndrome de Down

Una ecografía del embarazo también se puede realizar en el segundo y tercer trimestres para:

  • Determinar la edad, crecimiento, posición y algunas veces el sexo del bebé
  • Identificar cualquier problema en la forma como el bebé se está desarrollando
  • Buscar mellizos, trillizos, etc
  • Examinar la placenta, el líquido amniótico y la pelvis

Actualmente, algunos centros médicos están llevando a cabo una ecografía alrededor de las semanas 6 a 13 del embarazo para buscar signos del síndrome de Down u otros problemas del desarrollo en el feto.

Este examen con frecuencia se combina con exámenes de sangre para mejorar la precisión de los resultados.

El número total de ecografías que necesite depende de si se han detectado problemas en una ecografía o examen de sangre previo que requieran pruebas de control.

Resultados normales

El feto, la placenta, el líquido amniótico y las estructuras circundantes son normales en apariencia para la edad gestacional.

Nota: los resultados normales pueden variar ligeramente. Hable con el médico acerca del significado de los resultados específicos de su examen.

Preparación para el examen

Es necesario tener la vejiga llena para obtener la mejor imagen en la ecografía.

Le pueden solicitar que tome de 2 a 3 vasos de líquido una hora antes del examen.

No orine antes del procedimiento.

Significado de los resultados anormales

Los resultados anormales de la ecografía se pueden deber a algunas de las siguientes afecciones:

  • Anomalías congénitas
  • Embarazo ectópico
  • Crecimiento insuficiente de un bebé mientras está en el útero de la madre
  • Embarazos múltiples
  • Aborto espontáneo
  • Problemas con la posición del bebé en el útero
  • Problemas con la placenta, como placenta previa y desprendimiento de placenta
  • Muy poco líquido amniótico
  • Demasiado líquido amniótico (polihidramnios)
  • Tumores del embarazo, que incluye enfermedad trofoblástica gestacional
  • Otros problemas con los ovarios, el útero y demás estructuras pélvicas

Riesgos

Las técnicas de ultrasonido actuales parecen ser seguras. La ecografía no involucra radiación.

Nombres alternativos

Ecografía durante el embarazo; Sonograma obstétrico; Ultrasonografía obstétrica; Ultrasonido en el embarazo.

REFERENCIAS

  1. https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ultrasound.html
  2. https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003778.html